¿Sabías que con Maizena® puedes mejorar tus comidas de todos los días? Te dejamos aquí algunos consejos:

—   En Repostería. Para preparar bizcochos, tartas o magdalenas, basta reemplazar 1/3 de harina por Maizena® y tus preparaciones quedaran mucho más suaves y esponjosas.

—   En tus masas Saladas. Reemplaza  el 30% de Harina por Maizena® y dale ese toque especial a  todos tus platos.

—   En Pancakes. Para preparar pancakes suaves y esponjosos, ¡reemplaza 1/3 de harina por Maizena®!

 

Usos de Maizena

 

—      Para Rebozar. Añadiendo dos o tres cucharadas de Maizena® al batido de huevos, tus milanesas salen mucho más crujientes y evitas que se despegue el pan rallado.

—     En Preparaciones con Carne Picada. El secreto para que tus hamburguesas y albóndigas te salgan más suaves y doradas está en añadir 2 cucharadas colmadas de Maizena® por cada 500 g de carne picada. ¡Pruébalo también en tus rellenos para empanadas para que queden bien jugosas!

—     En Salsas. Siempre que prepares una salsa y quieres que esta quede espesa, utiliza como base 2 cucharadas de Maizena® disueltas previamente en ¼ de litro de leche o agua fría. Si prefieres que tus salsas queden más ligeras, utiliza tan solo una cucharada de Maizena® y disuélvela en ¼ de litro de leche o agua fría. Maizena aportará cremosidad y suavidad a tus salsas y evitará la pérdida de producto a causa de la evaporación de los líquidos.

—     En Rellenos de Tartas. Añadiendo Maizena® a los rellenos de las tartas evitas que los líquidos generados por la cocción humedezcan la base de tu tarta.

—     Para Espesar. Para que tus preparaciones tomen la consistencia deseada, disuelve en 1/2 litro de leche o agua fría 2 o 3 cucharadas de Maizena® y luego añádelo a la cocción.

—     En Papillas. Mezcla 2 cucharadas de Maizena® con una taza de leche fría y luego añádelo a la preparación.

 

disabled functionality message